ONUS! Roma vs Cartago

Attack

Defense

Mobility

Points/Puntos 170
0 Flares 0 Flares ×

Los númidas procedían de tribus en Numidia, al oeste de Cartago, aunque estuvo durante un tiempo dividido el reino entre los seguidores de Sifax (los masesilos) y los de Gaia (los masilios al este) en el 220 a.C., en lo que a día de hoy es en parte Túnez y Argelia. La palabra “númida” tiene origen griego que significa “nómada” por su forma de civilización, aunque se establecieron en diferentes ciudades, como su capital Cirta.

Guerreros de Caballería Númida

Guerreros de Caballería Númida

Los jinetes númidas formaban ejércitos de caballería que desgastaban al enemigo a distancia lanzando jabalinas para después hostigarlos y diezmarlos. Se consideraba en la época antigua como la mejor caballería de África, o incluso del Mediterráneo. Eran jinetes veteranos que no empleaban sillas de montar ni brida y solían dirigir los caballos con un palo, maniobrando con destreza con unos caballos especialmente resistentes.

Solían evitar al principio el choque directo, pero cuando la batalla se inclinaba a su favor luchaban ferozmente cuerpo a cuerpo. Fueron muy importantes en gran parte de las batallas durante la II Guerra Púnica, tanto en Hispania o Italia, pero especialmente en la Batalla de Zama, que permitió a Publio Cornelio Escipión vencer a Aníbal Barca.

Estos jinetes eran una auténtica prolongación humana de sus caballos. Montaban a pelo, sin silla y con una cuerda alrededor del cuello del caballo como riendas. Se armaban con un escudo de mimbre y varias jabalinas y formaron la caballería más temida del mundo por su legendaria destreza, disciplina y valor en combate. Ellos fueron los que destrozaron a la caballería pesada romana en Cannas y los que ayudaron especialmente en la victoria a Escipión El Africano en Zama.

La caballería númida desempeño un papel de gran importancia en episodios como el de Naravas, con un jefe númida que se sumó a las tropas de Amilcar Barca durante la sublevación en Africa de los mercenarios. También debemos señalar los éxitos en Iberia de la caballería númida de Masinisa, que luego combatió con Escipión del lado romano contra los cartagineses y contra Sifax, otro númida aliado de Cartago. Ambos líderes númidos estaban enfrentados en una larga guerra civil.

Cumplían misiones de exploración, enlace y persecución de las tropas vencidas para aumentar el número de bajas. Estas características se pusieron de relieve en la batalla de Cannas, donde fueron incapaces de romper por sí solos las líneas de la caballería latina. Una vez rotas éstas por la caballería pesada hispana, eran los encargados de iniciar la persecución. Debido a su movilidad y rapidez para replegarse eran usados como cebo en las emboscadas.

Su táctica principal consistía en el acercamiento al enemigo sin trabar combate en proximidad, hostigarle lanzándole dardos y atraerle a un terreno desfavorable para ser derrotado por el grueso de la caballería y los infantes púnicos.

Unidad de caballería númida

Unidad de caballería númida

Comparativa con otras unidades

La caballería númida combina 4 habilidades muy buenas: son rápidos, son hostigadores, son profesionales y lanzan jabalinas. La combinación de todo ello las hace temibles en la batalla. Además en combate cuerpo a cuerpo son fuertes, aunque no tienen armadura. En puntos su coste es similar a los Alares romanos y Caballería Púnica, pero son muy diferentes. Si los enfrentamos entre ellos y tenemos la iniciativa y el evento de lanzar jabalinas antes de una carga, podremos causar muchas bajas al resto de caballería con los númidas.

Comentar

Debes hacer login para escribir un comentario.